Educación

Observatorio de Investigación y Desarrollo
  • La recuperación del sector se ralentiza tras el rebote de 2015 como resultado de la negativa evolución de su componente público.
  • España pierde posiciones durante la crisis en los rankings internacionales de competitividad e innovación.

Descargar documento

FEDEA publica hoy un informe elaborado por Juan Mulet en el que se analiza la situación del sistema español de innovación e I+D con datos de la Estadística de I+D y de la Encuesta de Innovación del INE para 2016, que han sido publicadas recientemente.

Los datos de 2016 muestran la persistencia de los efectos de la crisis económica sobre estas actividades. Tras sufrir un continuo deterioro entre 2009 y 2014 los principales indicadores del sector mejoraron en 2015 en lo que parecía el inicio de la recuperación. Desafortunadamente, los datos de 2016 apuntan a una significativa caída del ritmo de recuperación. Así, mientras que el volumen de gasto en innovación y en I+D aumentó en 2015 a un ritmo del 5,5% y del 2,7% respectivamente, en 2016 el aumento del gasto ha sido sólo del 0,8% en el caso de la innovación y en el 0,7% en el de la I+D.

Detrás de estas cifras se esconden comportamientos dispares del sector privado y el público. El primero ha tenido una evolución positiva, mientras que el segundo ha vuelto a contraerse tras el pequeño repunte de 2015. Así, el gasto empresarial en I+D ha crecido un 3,0% en 2016 frente al 2,7% del año anterior y el número de investigadores empleados por las empresas ha aumentado en un 5,4%. Las partidas de capital y de personal del gasto empresarial también han crecido ligeramente en 2016, la primera de ellas por primera vez desde el inicio de la crisis. En el caso de las administraciones publicas, el gasto ha disminuido en un 2%. Todo esto ha hecho que el peso del sector empresarial en el gasto total en estas actividades haya crecido ligeramente en 2016 hasta alcanzar el 54%, lo que todavía nos sitúa lejos del reparto habitual en los países avanzados, que acostumbra a ser de dos tercios para las empresas y un tercio para el sector público.

El documento de FEDEA incluye un resumen de las ediciones de 2017 de tres de los Informes anuales sobre la innovación de mayor difusión mundial. Se trata de el European Innovation Scoreboard, el Global Innovation Index y el Global Competitiveness Report. El primero analiza y compara los indicadores de 36 países, entre los que están los de la Unión Europea, y los otros dos los de más de un centenar de economías de los cinco continentes.

En todos ellos se constata la debilidad del sistema español de innovación, especialmente en su componente empresarial, y el gradual deterioro de su posición relativa dentro del ranking internacional desde el comienzo de la crisis. España se caracteriza por un nivel bajo de gasto en I+D e innovación, un deficiente aprovechamiento del conocimiento científico y tecnológico y una escasa relación de las empresas con las universidades y centros de investigación públicos. Nuestro país tampoco destaca por su capacidad para atraer y mantener talento o para financiar la innovación. Su posición relativa es algo mejor en términos de la calidad de sus infraestructuras, del sistema educativo y de los organismos públicos de investigación, pero siempre por debajo de la media de los países de nuestro entorno.

Documento

Mulet, J. (2018). “La Innovación y la I+D españolas en 2016. Una visión basada en las estadísticas del INE de 2017.” FEDEA, Estudios sobre la Economía Española no. 2018-01, Madrid

Contacto

Leticia Moreno
lmoreno@fedea.es
+34 914359020