Hacienda Autonómica

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Los préstamos bonificados del FLA y otros mecanismos adicionales de financiación suponen subvenciones importantes a las CCAA que modifican de forma significativa su financiación efectiva.

Descargar documento

Fedea publica hoy dentro de su Observatorio de las Comunidades Autónomas, una nota elaborada por Ángel de la Fuente en la que se describen brevemente los tres principales mecanismos de liquidez destinados a las comunidades autónomas, los llamados mecanismos adicionales de financiación, se estima su componente de subvención a los intereses de la deuda autonómica y se cuantifica su impacto sobre la financiación efectiva de las comunidades autónomas.

Durante la reciente crisis, las CCAA se han encontrado con dificultades para acceder a los mercados de crédito con el fin de financiar sus vencimientos de deuda o sus déficits actuales y han recurrido a aplazar los pagos a sus proveedores, trasladando así sus problemas de liquidez a numerosas empresas. Ante esta situación, el Gobierno Central ha actuado como prestamista de última instancia, facilitando a las CCAA liquidez en condiciones muy ventajosas a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el mecanismo extraordinario de financiación para el pago a proveedores (MPP) y, más recientemente, el Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas (FFCCAA).

El MHFP calcula los ahorros de intereses para las CCAA generados por los mecanismos adicionales de financiación a partir de la diferencia entre los tipos estimados de interés de mercado a los que podrían haber accedido las CCAA y los realmente aplicados por dichos mecanismos, suponiendo que las condiciones iniciales de tales préstamos se mantienen constantes durante toda su vida. En la presente nota, el cálculo se realiza bajo hipótesis más conservadoras, partiendo del supuesto de que los tipos de estos préstamos hipotéticos se habrían ido reduciendo con el paso del tiempo, bien porque las CCAA los habrían renegociado para aprovechar la mejoría de las condiciones de mercado, o bien porque éstas podrían haber recurrido directamente a préstamos a tipo variable que habrían mostrado una tendencia descendente durante el período analizado.

Este ajusta a la baja reduce en aproximadamente un tercio el valor estimado de los ahorros totales de intereses para las CCAA ligados a los mecanismos adicionales de financiación. Pero aún con esta corrección, sigue existiendo una importante subvención estatal por un importe acumulado de más de 15.000 millones de euros que convendría tener en cuenta a la hora de valorar la financiación relativa y total de las distintas comunidades autónomas. De acuerdo con las estimaciones de de la Fuente, el impacto de las subvenciones a los intereses es significativo aunque no dramático. Su importe total representa entre el 1% y el 5% de la financiación a competencias homogéneas proporcionada por el sistema de financiación autonómica. Con datos de 2015, Valencia y Cataluña ganan más de 5 puntos de financiación relativa con las bonificaciones a los intereses mientras que Madrid, Galicia, Castilla y León, Aragón, Extremadura y la Rioja pierden una cantidad parecida. Con esta corrección, Madrid y Andalucía pasan a ser las comunidades peor financiadas mientras que Cataluña se sitúa por encima de la media y Valencia se acerca a esta referencia.

Para más información, véase:

de la Fuente, A. (2017). “Los mecanismos adicionales de financiación: cantidades desembolsadas, subvenciones a los intereses y efectos sobre la financiación efectiva de las CCAA.” FEDEA, Estudios sobre la Economía Española no. 2017-29.

Persona de contacto:

Leticia Moreno
lmoreno@fedea.es
914359020