Empleo

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

En este primer trimestre de 2017, la Encuesta de Población Activa arroja un descenso en la ocupación de 69.800 personas, un aumento de 17.200 en el número de personas desempleadas y un descenso de 52.600 activos respecto al trimestre anterior. Si elimináramos el efecto estacional del primer trimestre de cada año, que tradicionalmente no es favorable al empleo, tendríamos un ligero crecimiento del empleo (0,7%) y un descenso del número de desempleados del 3% en el último año.

Observatorio Laboral Fedea Descargar Análisis

Análisis Regional

En estos momentos de recuperación de la crisis, el aumento en las tasas de ocupación es el principal indicador que refleja la recuperación del empleo. El observatorio muestra los cambios experimentados en cada región en este año. Éstos no son en general muy fuertes, pero sí se aprecian regiones en los que la tasa de ocupación ha aumentado en 2 puntos porcentuales o más (Andalucía, Cantabria, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Murcia, Navarra y Asturias), otras en las que el aumento en la ocupación ha sido, si bien positivo, más débil (Cataluña, Valencia, Galicia y La Rioja), un tercer grupo en el que se aprecia una tasa de ocupación muy similar a la de hace un año (Aragón, Madrid y País Vasco) y un último grupo, en el que se integran las Islas Baleares, Canarias y Extremadura, en la que se ha producido un descenso en esta tasa de ocupación. En consecuencia, en la comparativa regional, destacar que la recuperación interanual del empleo no está siendo homogénea por regiones, aunque tampoco se debe olvidar que los niveles de las tasas de ocupación difieren notablemente entre comunidades con una clara división noroeste-sureste.

En cuanto a los cambios en las tasas de desempleo en el último año, vemos una situación más favorable en prácticamente todas las regiones, con la excepción de Extremadura. El observatorio revela, como ya hemos indicado en otros trimestres, un corte norte-sur en cuanto a la gravedad en las tasas del desempleo. También es interesante apuntar que las regiones en las que la tasa de desempleo es menor – País Vasco, Navarra y La Rioja, siguen mostrando descensos interanuales. También cabe destacar descensos muy sustanciales en otras regiones, como Asturias, Castilla-León o Castilla-La Mancha, donde la tasa de desempleo ha disminuido entre 3 y 5 puntos porcentuales en los últimos 12 meses.

Encontramos notables diferencias en las tasas de paro por colectivos entre unas regiones y otras. Por ejemplo, en Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia la diferencia entre la tasa de paro de mujeres y hombres supera los 8 puntos porcentuales. Además, la tasa de desempleo juvenil se encuentra casi 5 puntos por debajo que hace un año, lo que son buenas noticias, pero ésta varía entre las diferentes regiones. Destaca la gran caída en Asturias de casi 21 puntos, pasando de tasas de desempleo juvenil del 52% hace un año al 31% este trimestre.

Respecto a la composición de los ocupados, los menores de 25 años siguen representando sólo entre un 3% y un 5% del total en cada región, mientras que los mayores de 44 años representan a 44 de cada 100 ocupados en el total nacional. En este punto, es interesante observar las disparidades regionales. Destaca principalmente Castilla-León, seguida del País Vasco, donde los mayores de 44 años alcanzan prácticamente a la mitad del total de ocupados, al tiempo que su incidencia sigue subiendo.

Otro aspecto interesante para ver en qué sectores se está produciendo en mayor y menor medida una recuperación del empleo y en qué regiones, es el cambio en la distribución del empleo por sector de actividad. La Construcción se desploma desde el inicio de la crisis y arrastra con su caída al sector industrial, y el sector servicios pasa a ocupar a 76 de cada 100 ocupados, en lugar del 66% de empleo que tenía en 2007. Sin embargo, si comparamos la situación actual con la del año pasado, se observa una leve recuperación del empleo tanto en el sector de la Construcción, como de la Industria. Si bien la Construcción está muy lejos de los niveles de empleo de antes de la crisis, que posiblemente no volverán, el sector industrial necesitaría un aumento de 2 puntos porcentuales para alcanzar la incidencia relativa que tenía antes de la crisis.

En cuanto a la evolución del tipo de empleo, destacar que los niveles de temporalidad han aumentado levemente en el total nacional, pero la heterogeneidad regional es notable. En regiones como Andalucía, Murcia y Canarias, además de mostrar unas tasas de temporalidad superiores al 30%, éstas, lejos de disminuir, siguen aumentando. Otro dato a destacar es que las regiones de Cantabria y La Rioja han visto aumentar su tasa de temporalidad en más de 4 puntos porcentuales en el último año. Por el contrario, en el País Vasco y en Navarra, el efecto ha sido el contrario. En resumen, la recuperación del empleo en algunas regiones se está sustentando en un aumento del empleo temporal principalmente, mientras que en otras parece ser que el empleo indefinido va poco a poco ganando peso.

Si comparamos ahora la incidencia de la jornada parcial y su evolución regional se observa que ésta difiere mucho entre las regiones españolas. Madrid y Castilla-La Mancha tienen tasas de parcialidad menores al 13%, y ésta ha descendido en el último año. En el otro extremo se encuentra la Comunidad Valenciana, que este año ha visto crecer sus tasas de parcialidad del 18% al 20%, siendo hoy la región en la que la incidencia de la jornada parcial es mayor.

En cuanto a la composición de las personas desempleadas, en la actualidad, existe paridad de género en nuestro país. Este patrón se ha mantenido relativamente estable desde hace 12 meses. La edad media del colectivo de desempleados en España sigue aumentando debido a que la creciente incidencia de los mayores de 45 años. Finalmente, como aspecto posiblemente más importante de la distribución de los desempleados, destacamos los cambios en la composición de los desempleados según el tiempo que llevan en esta situación. Este observatorio nos ofrece un dato esperanzador: el desempleo de larga duración ha disminuido en 2 puntos porcentuales, pues hoy lo sufren 58% de los desempleados, frente al 60% de hace exactamente un año. Los desempleados de muy corta duración han pasado a tener una incidencia mayor, lo cual es una buena noticia pues la empleabilidad de este colectivo es muchísimo mayor que la del colectivo de desempleados de larga duración. Por comunidad autónoma, se aprecian descensos sensibles en la incidencia del desempleo de larga duración en Castilla-León, Aragón, Cataluña, Murcia, Baleares, Canarias, y por encima de todas, Navarra, donde su incidencia disminuye del 68,3% al 47,5% en los últimos 12 meses. Por el lado negativo, Extremadura y el País Vasco muestran un aumento sensible de la incidencia de desempleados de larga duración, del 55% al 61% y del 63% al 65%, respectivamente.

Los datos de flujos de la Encuesta de Población Activa permiten valorar la creación y destrucción de empleo del total nacional, así como de las diferentes regiones y en consecuencia valorar la creación neta de empleo. La evaluación de estos datos permite concluir que, en media en este trimestre, al igual que en el trimestre anterior debido a la estacionalidad negativa que este trimestre presenta se ha destruido empleo neto. Sin embargo, encontramos regiones como Andalucía, Navarra y Aragón con creación neta de empleo. Si analizamos la creación neta de empleo en este trimestre desde una perspectiva sectorial y no regional, el observatorio revela que Agricultura es el único sector que ha creado empleo neto. Tanto el sector servicios como el sector de la construcción presentan saldos negativos de creación de empleo, mientras el sector de la industria se mantiene prácticamente con un saldo nulo.

Destacados Regionales

El Principado de Asturias es la comunidad autónoma cuya tasa de paro cayó más en el último año, un 27% o 5.3 puntos porcentuales.

La tasa de desempleo juvenil cae en el Principado de Asturias en casi 21 puntos en el último año, pasando de tasas del 52% al 31%.

Castilla y León es la región con la población activa más envejecida. El 49% de los ocupados y el 42.5% de los parados son mayores de 45 años.

La temporalidad sigue despuntando en Andalucía y la Región de Murcia, con tasas superiores al 33%.

La región con los contratos más estables es la Comunidad de Madrid: el 81.5% son indefinidos.

Navarra, País Vasco y La Rioja siguen siendo las regiones con mayor peso de la industria, aproximadamente 1 de cada 4 ocupados en este sector.

Navarra reduce sus parados de larga duración en 20 puntos porcentuales. Hace un año el 68% de sus desempleados llevaba más de un año en situación de desempleo, actualmente esta cifra se sitúa en el 47.5%.