Empleo

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Este Observatorio laboral destaca la evolución anual del mercado de trabajo en nuestro país. El balance para los últimos 12 meses arroja un aumento en el número de ocupados de 512.300, lo que supone un aumento en términos interanuales del 2,80%. Se acelara la recuperación del empleo con respecto al crecimiento del 2,43% anual que experimentó el empleo en el segundo trimestre del 2016. Por otra parte, el número de personas desempleadas ha caído en los últimos 12 meses en 660.400 personas.

Web Observatorio Laboral  Análisis

Análisis Regional

Aumenta la proporción de ocupados sobre el total de adultos en el último año a nivel nacional, pasando del 47,5% al 48,7%. Este incremento es homogéneo a lo largo de las diferentes regiones. Baleares continúa siendo la comunidad autónoma con mayor porcentaje de ocupados (58,1%), seguida por Madrid (54,5%) y las regiones del noreste peninsular, que alcanzan el 53% aproximadamente. En el resto de regiones, la proporción de ocupados sobre el total de adultos se sitúan por debajo del 50%.

Las tasas de inactividad muestran un ligero pero preocupante aumento en todas las regiones. A nivel nacional, se produce un aumento del 40,6% a 41,2%. Se aprecian marcadas diferencias noroeste-sureste: Galicia, Castilla y León, Cantabria y País Vasco presentan unas tasas de inactividad superiores al 44%. Por el contrario, el sureste peninsular y ambos archipiélagos presentan tasas de inactividad inferiores al 42%. Baleares es la región con una menor tasa de inactividad – el 34%, seguida de Madrid, con un 37%.
La tasa de paro ha descendido en un año 2,8 puntos. La diferencia norte-sur es muy llamativa. Destaca la caída de 6 puntos de la tasa de paro del Principado de Asturias, seguida de otras regiones, como Andalucía, Aragón y la Rioja, con descensos de hasta 4 puntos.

Cambios en la Composición de Ocupados

Escasas variaciones en la distribución de ocupados por sexo en el último año. La mujer ocupa el 45% de los empleos. En cualquier caso, tras la crisis, se produce un avance en la presencia de la mujer en el empleo con respecto a 2007, donde sólo 41 de cada 100 puestos de trabajo estaban ocupados por mujeres.

La incidencia de los ocupados menores de 25 años aumenta desde el 4,36% hasta el 4,75%. No es un aumento espectacular, pero el dato es positivo. Este aumento es bastante homogéneo por regiones.

El nivel de formación de los ocupados varía enormemente entre unas regiones y otras, con unas tendencias claras: en las regiones del norte tienen mayor peso los trabajadores con estudios superiores, mientras que en el sur destacan los ocupados con bajos niveles formativos. Destacan regiones como País Vasco, Madrid, Navarra y Asturias, donde más de la mitad de los ocupados tienen estudios superiores.

Se observan pocos cambios en la incidencia del sector industrial en el empleo total en el último año. En el total nacional y en numerosas regiones, la incidencia de la industria alcanza la existente antes de la crisis.

En este trimestre la tasa de temporalidad se sitúa en el 26,8%, un punto por encima de la que existía hace un año. Es interesante destacar la fuerte correlación positiva entre la temporalidad y las tasas de paro. La región con mayor temporalidad es Andalucía (35,5%), seguida de Extremadura (34,4%). En el otro extremo se sitúan Madrid, con un 19,7%. Aunque en la mayoría de regiones se produce una tendencia al alza, en regiones como omo Canarias y el País Vasco la temporalidad se ha mantenido en el último año.

Cambios en la Composición de Parados

Se constata un aumento de la presencia de la mujer en el desempleo, alrededor de unos 5 puntos en sólo 12 meses. En regiones como Aragón, Navarra y La Rioja, la mujer representa a más del 60% del total de desempleados.

Atendiendo a la edad de los desempleados, en comunidades como Cataluña, País Vasco y la Comunidad Valenciana, más del 40% del total de desempleados tienen más de 45 años. Este dato es una consecuencia de dos factores: Por una parte, el envejecimiento de las regiones, que afecta a todos los colectivos, y también al de desempleados, y por otra, a la mayor dificultad que afrontan las personas mayores para el acceso a un empleo, lo que provoca que se cronifican en él. Pero esta situación contrasta con la de otras regiones, como Navarra, donde apenas 1 de cada 3 desempleados es mayor de 45 años.

El desempleo de larga duración disminuye en 3 puntos en los últimos 12 meses, pasando del 62% al 59%. Casi todas las regiones mejoran en este sentido. Destacan por su descenso acusado dos regiones – Baleares y Navarra, donde la proporción del desempleo de larga duración pierde 9 puntos porcentuales. En el otro extremo se sitúa Extremadura, donde el desempleo de larga duración de hecho aumenta del 62% al 66%.

3. Análisis Sectorial – Evolución en Creación y Destrucción de Empleo

En el Total Nacional se han creado más puestos de los que se han destruido ya que la tasa de creación fue da casi 2,5 puntos superior que la de destrucción. Esta situación es muy similar (incluso ligeramente más positiva) que la que encontrábamos el mismo trimestre de 2016.

Sector Servicios: La creación de empleo es mucho mayor que la destrucción, diferencia que ha aumentado en los últimos 12 meses, ya que la tasa de destrucción está prácticamente estancada mientras que la de creación sigue creciendo. Esto produce una creación neta de empleo muy superior a la de hace un año.

Sector Industrial: La rotación de empleo es claramente menor. La creación es superior a la destrucción de empleo pero comparando con 2016 apenas se presentan cambios. Esto parece ser un síntoma de que la recuperación de empleo es similar a la ya observada hace un año.

Construcción: Este sector presenta una enorme volatilidad en el empleo. Se observan altas tasas de creación de empleo en este trimestre, aunque ligeramente inferiores a las observadas en el mismo trimestre de 2016. Se consolida por tanto la recuperación en la creación de empleo en este sector.

Por último, la agricultura parece ser el único sector que no crea empleo. Sin embargo, si lo comparamos con el mismo trimestre del año anterior, la destrucción de empleo se ha estancado ya que la tasa de creación y destrucción son prácticamente iguales.