Observatorio Laboral

Este verano han trabajado 700.000 personas menos que el año anterior a causa de la Covid-19.

El tercer trimestre de 2020 presenta unos niveles de empleo 19.177.000 personas, valores próximos a los encontrados en 2017. La tasa de paro se sitúa en el 16,3%, también similar a la de hace tres años.

Los archipiélagos, fuertemente golpeados.

Frente a la destrucción media de empleo a nivel nacional del 3,5%, Canarias y Baleares son las regiones que mayores destrucciones de empleo enfrentan, del 8,1% y del 7,4% respectivamente, lo que supone 72.000 y 46.000 empleos menos que hace un año en esas comunidades.

Murcia, Asturias, País Vasco y Galicia son las regiones menos perjudicadas.

Murcia es la única Comunidad Autónoma que no ha destruido empleo en el último año. País Vasco y Asturias sufren una destrucción leve del empleo (del 1,0%), seguidas de Galicia (del 2,1%). El resto de CCAA presentan unas tasas de destrucción de empleo interanuales similares a la media nacional.

La Covid afecta al empleo de las personas jóvenes, con estudios primarios y trabajos temporales.

La edad y el nivel educativo son las características que más afectan a la pérdida del empleo. La destrucción del empleo entre los menores de 25 años alcanza el 19%. Por el contrario, el nivel de empleo de quienes tienen más de 45 años ha aumentando en un 1,4%, combinación que provoca un claro envejecimiento de la población ocupada en España. El número de personas empleadas con estudios universitarios es mayor al observado en el mismo trimestre de 2019, sin embargo, su tasa de crecimiento frena considerablemente. Además, quienes tienen estudios primarios siguen destruyendo empleo, pero en este caso lo hacen a una tasa únicamente comparable con la de 2014: del 15,5%.

La industria y los servicios son los sectores que sufren mayores pérdidas de empleo.

La destrucción de empleo ha golpeado a los cuatro sectores de actividad, pero mientras que la construcción destruye empleo al 1,6% y la agricultura lo hace al 2%, el sector servicios y, en especial, la industria, presentan unas tasas de destrucción de empleo a nivel nacional del 3,6% y del 4,6% respectivamente.

La tasa de paro se dispara entre las personas jóvenes, mientras que la de mayores de 45 años apenas varía.

El impacto de la Covid-19 provoca un aumento interanual en la tasa de desempleo en España de 2,4 puntos, situándola en el 16,2%. Afectando especialmente a las personas más jóvenes que hacen frente a una tasa de desempleo del 40,5% tras una subida de 8,8 puntos. Sin embargo, la subida para los mayores de 45 años a penas ha sido de tres décimas (del 11,8% al 12,1%).

Enlaces

Buscar

Categorías