Economía de la Empresa y del Derecho y Organización Industrial

  • El reducido tamaño de la empresa española nos aleja de los niveles de productividad de los países más desarrollados de la OCDE.
  • Las políticas públicas que afectan a las empresas deben diseñarse para favorecer su crecimiento.

El tejido empresarial es el pilar sobre el que se asienta la capacidad innovadora y el crecimiento de los países. En el estudio titulado “Demografía empresarial en España: tendencias y regularidades”, elaborado por José Carlos Fariñas y Elena Huergo para FEDEA, se ofrece una actualización y un resumen de las características de la demografía empresarial en España.

Durante la crisis han desaparecido en términos netos en torno al 10% de los más de 3 millones de empresas existentes en la actualidad. El segmento más afectado han sido las empresas pequeñas y medianas.

En España una gran proporción del empleo y del valor añadido se concentra en microempresas y empresas pequeñas. Por ejemplo, el peso relativo que tiene el empleo de las microempresas españolas duplica el que tienen este tipo de empresas en Alemania. Uno de los rasgos empresariales en el que hay más diferencias entre España y países como Alemania, EEUU, Reino Unido o Francia es el fuerte peso relativo que tienen las empresas pequeñas y la escasa presencia relativa de empresas grandes.

Las razones demográficas por las que España tiene una proporción de pymes jóvenes (hasta 5 años de edad) mayor que la media de los países de la OCDE son de dos tipos: las tasas de entrada de nuevas empresas son más elevadas que en la media de los países de la OCDE y el crecimiento de las empresas supervivientes es menor. Todo ello coincidiendo con tasas de supervivencia reducidas. En términos relativos respecto a los países de la OCDE, en España se crean muchas nuevas empresas pero pocas de ellas consiguen consolidar su posición y crecer hasta convertirse en grandes.
El tamaño de las empresas guarda una estrecha relación positiva con la productividad. Las empresas más grandes tienen niveles de productividad más elevados que las empresas pequeñas. Una de las consecuencias de que el empleo esté muy concentrado en el estrato de microempresas es la menor productividad de la economía española respecto a los cuatro mayores países de la UE. Con los niveles actuales de productividad de las empresas españolas, un cambio en la distribución de tamaños que nos aproximase a los socios grandes de la UE incrementaría el nivel de productividad de nuestro país entre el 10% y el 15%.

Además de factores como la dotación de capital humano o la intensidad del capital tecnológico, sobre el tamaño empresarial influye también de modo significativo el entorno institucional que regula las condiciones de entrada al mercado y que condiciona el crecimiento de las empresas. Aunque se han realizado reformas en los últimos años para incrementar la facilidad de hacer negocios y reducir los obstáculos a la iniciativa empresarial, España todavía se encuentra alejada de las economías con mejor desempeño en estos aspectos y claramente por detrás de EEUU, Reino Unido, Alemania o Francia, según ponen de manifiesto los indicadores que publica el Banco Mundial en su informe Doing Business y la OCDE en su índice de obstáculos a la iniciativa empresarial. En concreto, la proliferación de trámites y prácticas regulatorias a nivel regional y local, así como la existencia de umbrales de tamaño en múltiples regulaciones empresariales son elementos que actúan como barreras al crecimiento de las empresas españolas.

En su último informe sobre la economía española la OCDE indica que España es un país con exceso de regulaciones vinculadas al tamaño de las empresas y que éstas pueden afectar negativamente al crecimiento empresarial. Tenemos un problema de tamaño insuficiente en la empresa española que nos aleja de los niveles de productividad de los países más desarrollados de la OCDE. Una condición necesaria para corregirlo, aunque no suficiente, es que las políticas públicas y reglamentaciones que afectan a las empresas estén diseñadas para favorecer su crecimiento.

Descargas

Economía de la Empresa y Organización Industrial

Estos trabajos han sido patrocinados parcialmente por la Cátedra de Investigación “Cátedra Popular Empresas”

Banco Popular

Las opiniones recogidas en estos documentos son las de sus autores y no coinciden necesariamente con las de FEDEA.