Mercado de Trabajo

Documento de Trabajo 2016-10

Las parejas casadas son el grupo más numeroso dentro de la población activa en los Estados Unidos. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de este país, el 77% de la mano de obra civil estadounidense está casada y convive con el cónyuge dentro del hogar. Sin embargo, la mayoría de los análisis teóricos y empíricos de políticas socio-laborales se llevan a cabo en el marco tradicional de oferta de trabajo individual. Solo muy recientemente se ha empezado a considerar la existencia de más de un trabajador dentro del hogar, pero en estos casos el análisis económico se ha centrado normalmente en la elección conjunta de las horas de trabajo bajo un enfoque colectivo dentro del hogar. El objetivo de estos estudios suele ser estudiar la división del trabajo y el ingreso dentro del hogar (ver Blundell et al., 2007). En los últimos años, unos cuantos estudios han extendido este análisis a las decisiones laborales de los hogares en presencia de fricciones derivadas de la existencia de incertidumbre cuando se busca empleo y también de la que se deriva de la excesiva rotación de puestos de trabajo existente en la mayoría de mercados de trabajo actuales. Ninguno de los trabajos previos en la literatura de búsqueda ha considerado el efecto del ahorro en la búsqueda de empleo familiar.

En este trabajo, damos un paso más dentro de esta literatura y proponemos un modelo de búsqueda de empleo dentro del hogar donde dos agentes toman decisiones de búsqueda y ahorro conjuntamente. Concretamente proponemos un modelo en el cual la riqueza es común y los salarios de un agente permiten que el otro agente sea más selectivo y busque más tiempo un trabajo que se ajuste a sus preferencias. En consecuencia, las transiciones del desempleo al empleo y los salarios aceptados van a depender fundamentalmente de la riqueza y de la situación laboral y salarial de los cónyuges dentro del hogar. Encontramos además una base teórica clara para el llamado efecto trabajador añadido: cuando un cónyuge es despedido, el salario de reserva del otro cónyuge se ajusta a la baja y su probabilidad de aceptación de ofertas y por tanto de salida del desempleo aumenta sustancialmente. Esto ocurre especialmente en situaciones de recesión económica, cuando las pérdidas de empleo de un cónyuge son compensadas por el aumento de la actividad económica en el mercado de trabajo del otro miembro del hogar.

En este trabajo también se demuestra la importancia de tener en cuenta la riqueza y el ahorro cuando se modeliza la búsqueda de empleo en el contexto familiar. Si la riqueza no se incluye explícitamente en un modelo de búsqueda de empleo en el hogar y, por consiguiente, se omite en la estimación correspondiente del mismo, se estimará con error la interconexión entre los procesos individuales de búsqueda de empleo. Además, esta omisión lleva a no tener en cuenta, por desaparecer de la ecuación a estimar, el efecto trabajador añadido lo que haría, por ejemplo, que el efecto de las prestaciones por desempleo en la duración del mismo y sobre los salarios aceptados sea mayor al que realmente predice el modelo aquí desarrollado.

Utilizando datos del Survey of Income and Program Participation (SIPP), que contiene un historial de trabajo detallado para una muestra de hogares estadounidenses para el periodo 1996-2010, y que incluye además información sobre su renta salarial y su riqueza, estimamos estructuralmente el modelo por el método de Simulación de Momentos. En nuestra muestra de estimación existe una notable asimetría en la situación laboral entre maridos y mujeres. Así, por ejemplo, encontramos que en alrededor del 21% de los casos, el marido está empleado y la esposa está desempleada, mientras que sólo en el 4% de la muestra es la esposa la que está empleada y el marido desempleado.

Los valores de los parámetros estimados hacen que los datos sean replicados por el modelo de manera bastante razonable, particularmente en términos de dinámica laboral, salarial y de riqueza. Así, una vez estimado el modelo, el siguiente ejercicio que realizamos es, evaluar sus predicciones bajo tres escenarios de simulación o contrafactuales: (i) una recesión económica sufrida alternativamente por cada uno de los miembros del hogar, (ii) una relajación de las restricciones de endeudamiento del hogar y (iii) mayores transferencias de desempleo. El primer cambio de régimen tiene como objetivo evaluar el efecto trabajador añadido, el segundo evalúa el efecto de las restricciones de liquidez sobre la oferta de trabajo del hogar y el tercero evalúa los cambios en la política de asistencia al desempleo.

Todos estos cambios de régimen muestran importantes efectos que no estarían presentes en un marco de agente individual. El primer cambio de régimen revela que una vez que un miembro del hogar es golpeado por un shock adverso en el mercado de trabajo, se observa un efecto trabajador añadido importante sobre el cónyuge, que decide ajustar a la baja su salario de reserva y que, por tanto, reduce el tiempo en que está desempleado para compensar la pérdida de renta del cónyuge. El segundo cambio de régimen muestra que cuando el hogar enfrenta restricciones de endeudamiento más holgadas, la actividad laboral de la esposa aumenta, logrando así condiciones más igualitarias dentro del hogar. El tercer cambio de régimen muestra que los aumentos en las transferencias por desempleo generan el conocido efecto sobre el beneficiario directo, esto es, alarga su estancia en el desempleo al subir su salario de reserva pero hace, a su vez, que su salario aceptado sea mayor. Sin embargo, el efecto sobre la pareja es lo contrario: sus tasas de desempleo y sus salarios aceptados serán inferiores porque querrá re-emplearse cuanto antes para compensar el comportamiento más “relajado” del cónyuge. El efecto deseado de las prestaciones por desempleo establecidas por modelos de agentes individuales, aumentando los salarios a expensas de más desempleo, se deshace parcialmente, por tanto, cuando los receptores de esta prestación más generosa son miembros de un hogar donde ambos cónyuges están activos en el mercado de trabajo.

Finalmente, también mostramos que el efecto trabajador añadido aumenta con el número de hijos en el hogar. Si un trabajador pierde el empleo, la búsqueda de trabajo del cónyuge es tanto más rápida cuantos más hijos hay en el hogar. Sin embargo, con más niños, el efecto contrario del aumento de las transferencias de desempleo sobre el desempleo de los miembros del hogar desaparece para la esposa; Es decir, si el marido recibe las transferencias por desempleo, aumenta (no disminuye) la tasa de desempleo de la esposa. El origen de este resultado es que el aumento de los ingresos del marido mientras está desempleado hace que la esposa decida pasar más tiempo con los niños, lo que se refleja en el modelo en una mayor valoración del ocio en la presencia de un mayor número de niños.

Por tanto, la conclusión fundamental de estos ejercicios de simulación es que el diseño óptimo de las prestaciones por desempleo debe tener en cuenta no solamente la situación del hogar en términos de número de miembros adultos dentro del mismo, sino también en términos del número de hijos dependientes de los agentes que puedan caer en riesgo de desempleo dentro del hogar.

Documento de Trabajo

García-Pérez, J. Ignacio, Rendon, Sílvio (2016). “Family Job Search and Wealth: The Added Worker Effect Revisited” FEDEA Documento de Trabajo no. 2016-10. Madrid.

Buscar

Categorías