Educación

Los sistemas universitarios de los países desarrollados se enfrentan a una situación complicada caracterizada por la escasez de recursos públicos para atender una demanda rápidamente creciente, un insatisfactorio rendimiento educativo y científico y la dificultad de garantizar la igualdad de oportunidades de acceso a potenciales estudiantes de distintos niveles socioeconómicos. Para lidiar con estos problemas, muchos países de la OCDE han realizado en las últimas décadas reformas de los modelos de financiación y gobernanza de sus universidades.

Fedea publica hoy un trabajo de J. Montalbán (Paris School of Economics) en el que se revisan los distintos modelos de financiación universitaria existentes en la actualidad y se analiza su capacidad para ayudar a resolver los problemas citados.

Decargar documento

El estudio distingue entre cuatro tipos de modelos de financiación universitaria en función de si los costes de estas instituciones se cubren fundamentalmente con subvenciones estatales financiadas con impuestos generales o impuestos específicos sobre sus graduados, o a través de préstamos que permiten a los estudiantes pagar matrículas realistas. Estos préstamos pueden ser de tipo estándar, con un importe determinado y un periodo de devolución fijo, o contingentes en la renta de los graduados, en cuyo caso tanto la cantidad a devolver como el período de pago dependen de esta variable.

El trabajo repasa la experiencia de algunos países en los que se han introducido reformas en tiempos recientes y resume la evidencia existente en la literatura sobre la progresividad de los distintos sistemas de financiación universitaria, su grado de dependencia de los presupuestos públicos, su capacidad aseguradora en relación con el riesgo de renta y su impacto sobre los incentivos de los estudiantes y sobre el acceso a la educación superior de distintos estratos de renta. Tras esta discusión, el autor se decanta por los préstamos contingentes en la renta, apoyándose también en un estudio reciente que analiza su impacto y viabilidad con datos españoles. En su opinión, los préstamos son preferibles a las elevadas subvenciones actuales financiadas con impuestos generales porque el grueso de los beneficios de la educación superior son privadamente apropiables y las posibles externalidades no son suficientemente grandes como para justificar estas últimas. Por otra parte, los préstanos contingentes reducen los riesgos de renta que afrontan los estudiantes y, combinados con medidas complementarias, pueden mejorar el acceso a la universidad de los estudiantes procedentes de hogares con menor renta. Finalmente, este mecanismo puede ayudar a mejorar los incentivos de los estudiantes para completar sus estudios en el menor tiempo posible, reduciendo así el importe del préstamo. 

Más información

Montalbán, J. (2019). “Financiación Universitaria: Desafíos y Soluciones Potenciales.” FEDEA Estudios sobre la Economía Española no. 2019-16, Madrid.

Buscar

Categorías