Mercado de Trabajo

La Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2018 muestra una creación de empleo de 184.000 personas en el último trimestre y de 479.000 en el último año, dato, sin duda, muy positivo. El nivel de ocupación se encuentra en 19.528.000, ligeramente superior al del mismo trimestre de 2009, pero inferior en alrededor de un millón de empleos a los existentes en 2008, que es el máximo empleo observado en un tercer trimestre – 20.640.000 personas.

El número de personas desempleadas ha descendido a 3.3 millones, 406.000 menos que hace 1 año, dejando la tasa de paro en el 14,5%, una caída de casi dos puntos respecto al mismo trimestre del año anterior.

Visitar Observatorio Laboral Fedea

Distribución laboral

Notables diferencias norte-sur en la incidencia de personas desempleadas: en la mitad norte éstas son menos del 7% de la población, en la mitad sur, más del 9%.

distribución laboral

Tasa de paro

La tasa de paro se sitúa en el 14,5% en media. Con respecto a la tendencia, todas las regiones muestran un ritmo de descenso en la tasa de desempleo relativamente similar. Sin embargo, en cuanto a los niveles de desempleo, las disparidades son muy notables. Las regiones con peores resultados son Andalucía, Extremadura y Canarias, con unas tasas de paro por encima del 20%. En un segundo bloque, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia tienen una tasa de paro entre el 15 y el 17%. En tercer lugar, Galicia, Castilla y León, Madrid, Asturias y Cataluña presentan unos niveles del desempleo entre el 11 y el 14%. En último lugar, entre las regiones con más oportunidades laborales encontramos Baleares, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra y Aragón
con unos niveles de desempleo inferiores al 10%.

Respecto a la tasa de paro por sexo, encontramos dos grandes bloques de Comunidades Autónomas: las que tienen niveles muy similares de desempleo para ambos sexos y aquellas para las que la tasa de paro femenina es muy superior a la masculina. En el primer bloque están Asturias, Baleares, Cataluña, Madrid y País Vasco, con niveles de desempleo similares para hombres y mujeres. En el segundo bloque encontramos a Aragón, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia, Canarias, Cantabria, Navarra y La Rioja, donde las mujeres sufren niveles de desempleo notablemente superiores a los hombres.

Personas ocupadas

Marcadas diferencias norte-sur en la distribución de mujeres y hombres entre los ocupados: En Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía, casi el 60% de las personas ocupadas son hombres, mientras que en Galicia, Asturias, País Vasco y Cataluña, pese a no lograr la paridad de género, éstos son un 52% de los trabajadores.

La distribución de los ocupados por sector de actividad varía mucho entre las diferentes regiones: Extremadura y Murcia son líderes en agricultura, La Rioja y Navarra en industria, Castilla-La Mancha en construcción y Canarias, Baleares y Madrid en servicios. En cuanto a la evolución del peso de los diferentes sectores, si bien la incidencia del sector servicios es sin duda mayoritaria en todas las regiones, Aragón, Cataluña, Castilla y León y La Rioja destacan por presentar un incremento notable del peso del sector industrial en el empleo total.

Personas desempleadas

Para el total nacional la incidencia de mujeres desempleadas es ligeramente superior a la de los varones, el 51,6%. Sin embargo, en este trimestre para algunas regiones la tendencia se invierte: es el caso de País Vasco, Cataluña, Baleares, Canarias y Asturias, donde la cantidad de varones desempleados supera a la de las mujeres.

El panorama en cuanto a la duración del desempleo es alentador: el peso de los desempleados de larga duración cae del 53,8% frente al 56% hace 12 meses. Además, el este peninsular presenta duraciones de desempleo inferiores, con una incidencia de desempleados de larga duración menor del 50% en regiones como Aragón, Cataluña, Baleares, Murcia y La Rioja. En concreto, en Aragón y La Rioja el desempleo, casi 1 de cada 3 es entrante en el desempleo. El descenso en la incidencia del paro de larga duración es particularmente intenso en La Rioja, Asturias, Cataluña, Galicia y Murcia. Sin embargo, Cantabria destaca por ser la región en la que más aumenta la incidencia del paro de larga duración, del 60% al 67% en sólo un año.

Destacados regionales

El nivel de ocupación en Baleares alcanza niveles pre-crisis.

Andalucía es la CCAA con mayor tasa de paro, del 22,85%, 10 puntos por encima que en el mismo trimestre de 2007.

En Castilla-La Mancha las diferencias entre la tasa de paro masculina y femenina es de 9 puntos: para ellos es del 13%, para ellas del 21,6%.

Baleares y, a cierta distancia, Cataluña tienen a los ocupados más jóvenes, un 7,9% y un 6,8% de ellos tienen menos de 25 años, respectivamente. Asturias, por el contrario, a penas tiene ocupados menores de 25 años, un 3%.

Extremadura presenta una importante caída en la tasa de temporalidad de 2,5 puntos respecto al año anterior.

Importante caída de 3 puntos en la parcialidad en la Comunidad Valenciana

Cantabria es la región con mayor incidencia de los desempleados de larga duración (67,1%) tras un aumento en el último año de 6,5 puntos.

La Rioja, seguida de cerca por Aragón, son las regiones con mayor incidencia de desempleados de corta duración: el aproximadamente el 30% son entrantes en el desempleo.