Investigación

Este observatorio Fedea pretende ayudar a comprender la evolución de la situación laboral de los trabajadores en España a medida que avanza la actual crisis económica.

La Cátedra Fuentes Quintana de FEDEA-Banco de España, mediante su directora, Sara de la Rica, es la encargada de dirigir y coordinar este Observatorio Laboral. Su finalidad consiste en ofrecer trimestralmente información complementaria a la que presenta el Instituto Nacional de Estadística cuando los nuevos datos de la Encuesta de Población Activa salen a la luz.

Destacados enero 2013 (Boletín XVIII)

Pérdida de empleo

En el cuarto trimestre de 2012, la destrucción de empleo se intensifica con respecto al trimestre anterior, pero es similar a la del mismo trimestre del año pasado. De cada 100 empleados en el trimestre anterior, 5 han perdido su empleo en este trimestre.

Por colectivos, las diferencias en la pérdida de empleo son similares entre hombres y mujeres. Sin embargo, la pérdida de empleo se ceba entre los menores de 25 años. De cada 100 empleados menores de 25 años en el trimestre anterior, 19 han perdido su empleo en este trimestre. De hecho, ser menor de 25 años se revela como una característica que aumenta el riesgo de pérdida de empleo frente al resto de los intervalos de edad.

Por otra parte, si bien los extranjeros pierden su empleo con mayor facilidad que los nacionales, la nacionalidad no es la causante de estas diferencias, sino otras variables relativas a sus empleos, como el tipo de contrato precario al que inmigrantes están particularmente expuestos.

Tener estudios universitarios reduce el riesgo de perder el empleo.

Tener un contrato temporal es el factor que sin ninguna duda provoca un mayor riesgo de pérdida de empleo. Si se comparan dos individuos de similares características en términos de edad, género, nivel educativo y nacionalidad que difieren en el tipo de contrato, encontramos que la probabilidad de pérdida de empleo del que tiene el contrato temporal es CUATRO veces superior a la que se enfrenta el trabajador con contrato indefinido. Este diferencial incluso se ha agudizado con respecto a lo observado en trimestres anteriores.

Acceso al empleo

Se observa un descenso pronunciado en el acceso a un empleo con respecto al trimestre anterior y con respecto al mismo trimestre del año pasado, lo que no permite albergar expectativas de recuperación a corto plazo de nuestro mercado laboral.

Por colectivos, se observa un mayor acceso a un empleo por parte de las mujeres relativo a los hombres, aunque al comparar hombres y mujeres similares en cuanto a edad, educación, estado civil, nacionalidad, estas diferencias desaparecen.

Los trabajadores menores de 25 años muestran una tasa de acceso a un empleo menor que la del resto de los trabajadores, incluso cuando se comparan individuos que tienen características muy similares. Asimismo, disminuye el acceso a un empleo en todos los tramos de edad con respecto al trimestre anterior y con respecto al mismo trimestre del año pasado.

En este trimestre, el acceso al empleo desde el desempleo disminuye en todos los niveles educativos, si comparamos con el trimestre anterior o con el cuarto trimestre de 2012. A diferencia de los trimestres anteriores, en este trimestre se observa una tendencia de convergencia entre las probabilidades de acceder a un empleo entre los trabajadores con estudios de secundaria de primera y segunda etapa y los trabajadores con estudios de primaria.

El tipo de empleo al que acceden los desempleados en este trimestre es fundamentalmente temporal (un 79%) y mayoritariamente en ocupaciones manuales cualificadas y no cualificadas. Este trimestre aumenta el acceso a un empleo indefinido y disminuye el acceso a un empleo temporal.

La duración del desempleo se manifiesta como el factor más relevante para una salida hacia el empleo. Los desempleados cuya duración en el desempleo supera los 3 meses se enfrentan con especiales dificultades para encontrar un empleo relativamente a aquellos cuya duración en el desempleo es menor. Este fenómeno persiste trimestre tras trimestre.

Finalmente, entre dos individuos muy similares en cuanto a sus características personales y laborales, que comparten la misma duración en el desempleo pero se diferencian en que uno cobra subsidio y el otro no, aquel que no cobra subsidio tiene una probabilidad de salida del desempleo hacia el empleo que es el doble de la del otro trabajador. Este hecho está relacionado con la intensidad de búsqueda, que aumenta claramente cuando el subsidio se agota.

Buscar

Categorías