Hacienda Autonómica y Local

Datos Hacienda Autonómica

  • La evolución de la financiación de las comunidades autónomas de régimen común, 2002-2015

    En este trabajo se construyen series homogeneizadas de financiación regional a competencias homogéneas e igual esfuerzo fiscal desde 2002 hasta 2015, así como series complementarias de financiación por caja y financiación destinada a competencias singulares. También se recopilan otros agregados de interés que pueden servir para relativizar la financiación autonómica, incluyendo la población ajustada regional. Estas series se utilizan para ilustrar algunos rasgos de interés de la evolución de la financiación agregada regional y de la posición relativa de las distintas comunidades autónomas en términos de financiación por unidad de necesidad.

  • Las finanzas autonómicas en 2017 y entre 2003 y 2017

    En este informe se analiza la evolución de los ingresos y gastos autonómicos y el saldo presupuestario del sector desde 2003 hasta el presente. En la primera parte del trabajo se presta especial atención al comportamiento del gasto por habitante a precios constantes. Seguidamente se analizan en cierto detalle las cuentas de los últimos ejercicios, destacando el efecto que sobre ellas han tenido algunos factores atípicos. El análisis sugiere que la situación presupuestaria actual de las CCAA es menos cómoda de lo que podría parecer a primera vista porque la caída del déficit que se observa en los últimos ejercicios refleja en parte una fuerte reducción de los intereses debida a acciones discrecionales del Gobierno central que podrían no mantenerse en el futuro, así como unas liquidaciones muy favorables del sistema de financiación en un momento de cambio de ciclo. Si eliminamos el impacto de estos factores, el déficit de las CCAA habría sido en 2017 de 0,85 puntos de PIB, un cuarto de punto por encima del objetivo fijado para ese año.

    De cara al futuro, la experiencia del complicado ciclo económico y fiscal que ahora se cierra apunta a la conveniencia de mantener la regla de gasto como mecanismo esencial de disciplina fiscal, reforzándola para acelerar la reducción del peso de la deuda en el PIB hasta niveles más moderados y complementándola con la introducción de un Fondo de Reserva. La misión de este Fondo ha de ser la de facilitar el alisado del gasto a lo largo del ciclo – y no la de intentar blindar una senda de necesidades de gasto calculada sin referencia alguna a la evolución de la renta nacional, que podría muy bien no ser factible.