dependencia y pensiones

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Fedea publica hoy su segundo informe sobre el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) El informe constata una cierta recuperación tras los recortes introducidos en 2012 y 2013 aunque, tal y como señala en su tribuna Guillem López, queda mucho camino por recorrer y no podemos darnos por satisfechos.

Descargar segundo informe del Observatorio de la Dependencia

Una parte del informe se dedica a una comparación de España con el resto de países de la OCDE en términos de distintos parámetros del sistema de atención a la dependencia. Como puede apreciarse en la Figura 1, los países de Europa del Norte como Suiza, Holanda, Suecia y Noruega destinan más ayudas a la dependencia que el promedio de la OCDE. El caso español dista de manera considerable de este escenario y se posiciona en la zona media-baja de la distribución por el nivel de ayudas (9%).

Figura 1. Porcentaje de personas de 65 años o más que reciben ayudas para la dependencia. Europa OCDE. 2015

Figura 1. Porcentaje de personas de 65 años o más que reciben ayudas para la dependencia. Europa OCDE. 2015

A nivel regional, la evolución de las principales magnitudes del sistema, así como la oferta y distribución de las prestaciones, es relativamente dispar, reflejo de las diferencias en recursos y preferencias que encontramos en nuestra geografía. En este sentido, cabe destacar que se mantienen las importantes diferencias entre comunidades en el peso de las prestaciones por cuidados en el entorno familiar ya apuntadas en el anterior informe. Estas oscilaban entre el 70% del total en Baleares y menos del 20% en Madrid.

A nivel nacional, el peso en el total de las prestaciones económicas ha ido descendiendo con el tiempo desde los niveles muy elevados (en torno al 60%) en los primeros años del SAAD. Por otra parte, el peso de los cuidadores en el entorno familiar, a pesar de ser el componente más representativo de las prestaciones económicas, ha ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años (desde el 51,1% de 2009 el 34% actual).

La magnitud de las listas de espera para recibir las prestaciones del SAAD (el llamado limbo de la dependencia) sigue siendo un tema de especial preocupación a nivel nacional y regional. Las listas se incrementaron bruscamente en la segunda mitad de 2015 por el impacto de la incorporación de los dependientes moderados pero han comenzado a reducirse en los dos últimos años. Destacamos los casos de Baleares y Murcia con descensos de la fracción de dependientes en el limbo de 17 puntos porcentuales. A nivel nacional, en diciembre 2015 los individuos pendientes de recibir prestación eran 384.326 individuos y a junio 2017 dicha cifra alcanza a 319.112 individuos, un 20% menos. Pese a este avance, sin embargo, las cifras todavía se mantienen lejos de los valores previos a diciembre 2015.

Figura 2. Número de personas con derecho a prestación y número de personas beneficiarias: limbo de la dependencia. España. 2009-2017.

Figura 2. Número de personas con derecho a prestación y número de personas beneficiarias: limbo de la dependencia. España. 2009-2017.

 

El presupuesto estatal en dependencia empieza a recuperarse en los últimos años después de varios años de recortes y estancamiento (2012-2015). Por otra parte, el gasto público del SAAD en las comunidades repuntó en los dos últimos años disponibles tras haber disminuido en 2014 respecto de 2012, sobre todo para Andalucía, Valencia, Aragón y La Rioja, donde se observaron caídas entre el 14 y el 21%. La mayoría de las comunidades experimentaron variaciones positivas en sus presupuestos entre 2014 y 2016, que van desde el 2% en La Rioja al 23% en Valencia. Según los datos de la EPA, el empleo del sector sociosanitario también repunta a partir del primer trimestre de 2016.

Más información

Jiménez, S. y A. Viola (2017). Observatorio de la dependencia. Segundo informe. FEDEA, Estudios sobre Economía Española no. 2017-22, Madrid.